Mafias policiales

domingo, mayo 27, 2007

Julio Del Villar estaba detenido en una comisaría de Florencio Varela donde torturaron salvajemente a una mujer que luego moriría. En el juicio, declaró junto a otros presos contra la Bonaerense. Hace un mes, uno de los testigos apareció muerto. Y el pánico se instaló entre los demás, que hoy viven aterrorizados.
La muerte de Jorge Galbán Plaza, de 33 años, tiene tintes mafiosos. Once meses atrás había sido testigo de cargo, en un juicio contra cinco policías bonaerenses acusados de torturar y matar a Andrea Viera, en la comisaría 1ra de Florencio Varela, en mayo de 2002.
La chica y su novio, Gustavo Cardozo, habían sido detenidos en la calle acusados de un robo que no cometieron.
Fueron esposados y llevados a la comisaría donde los golpearon hasta que Andrea cayó en coma.
La llevaron al hospital Mi Pueblo y ahí murió doce días después. Eso convirtió a Andrea Viera en la primera mujer que murió después de ser torturada en una comisaría desde el retorno de la democracia. Dato que el abogado de la familia, Luis Valenga, presentó en instancias internacionales.

Comments

4 Responses to “Mafias policiales”
Post a Comment | Comentarios de la entrada (Atom)

Amada Inmortal dijo...

querido amigo, es muy cierto lo que dices, aca en Argentina estamos desprotegidos de todo... el sistema no se ha desarmado y somos presos aún de esos despotas asesinos... lamentablemente poco nos queda por hacer... pero en silencio... nosotros seguimos trabajando... besos

3:42 p.m.
Ana R dijo...

Ya se sabe que en el cesto puede haber una o más manzanas podridas. El problema es que estos datos intenten encubrirse, cuando se hace, amparándose en la ¿justicia? No sé creo que el mismo delito se castiga de diferente manera...

Crudo, muy crudo el relato.

Abrazos

7:26 p.m.
K-ti-K dijo...

ser torturada en una comisaria... excelente noticia, pero seguro es la unica que se hizo publica porque los policias siempre han sido unos vulgares y abusivos de su "autoridad"... al menos ella queda en los indices!

10:22 p.m.
El Mostro dijo...

No es tan extraño, no señor. Acá tenemos lo que se dice "gatillo fácil". Yo le tengo más miedo a la policía que a los chorros.

10:24 p.m.